The Sibarist

La casa del acantilado. Una de las casas más extraordinarias del mundo según la BBC

También disponible para: Venta Viajeros

Descripción

La casa del acantilado, Salobreña, Granada

Esta casa fue todo un reto para sus arquitectos, Jaime Bartolomé y Pablo Gil. Sus propietarios se enamoraron de las impresionantes vistas al mar Mediterráneo de esta difícil parcela situada en una colina con una inclinación de 42 grados. Soñaban con una casa orientada al mar en la que “siempre fuera verano”, donde poder disfrutar de grandes acontecimientos con amigos y a la vez que mantuviera la privacidad de miradas indiscretas.

Había que integrar este ambicioso sueño en el paisaje sin renunciar a un diseño espectacular e innovador, con un presupuesto extremadamente ajustado. La casa se desarrolla en dos plantas: una gran sala de estar en terrazas, siguiendo la pendiente de la montaña, conectada a una terraza en voladizo con piscina exterior, y un segundo piso con habitaciones que tienen miradores por encima del techo. La casa está enterrada en la pendiente empinada y se beneficia de la temperatura anualmente constante de 19’5ºC del suelo, lo que nos recuerda a las construcciones de las tradicionales casas cueva de Granada.

Los espacios habitables están cubiertos por una carcasa doble curvada de hormigón armado que juega con la geometría del suelo mientras que enmarca las vistas y que orienta los flujos de aire que vienen del mar hacia el interior. Esta carcasa está apoyada en los muros de contención que están separados 14,5 metros entre sí, sin otros soportes internos, columnas o paredes. Gracias a esto, el espacio principal de la casa, distribuido y diseñado en diferentes “islas”, puede convertirse en un escenario y un auditorio para 70 personas, también útil para albergar grandes fiestas, totalmente abierta al paisaje y con una terraza auxiliar separada por una fachada de vidrio móvil.

“La forma de la casa y el techo metálico producen una ambigüedad estética calculada entre lo natural y lo artificial, entre la piel de un dragón puesta en el suelo, vista desde abajo, y las olas del mar vistas desde arriba”. Jaime Bartolomé. Arquitecto.

La construcción de la casa en el acantilado se apoya en la artesanía y trabajo local. La casa debía ser construida durante la peor crisis financiera posible en España, con una gran tasa de desempleo además en la zona donde se construyó la casa. En este contexto social sus desarrolladores deciden evitar los sistemas de construcción industrial hechos a máquina y apostar por una arquitectura artesanal, que empleó a muchas personas en su construcción invirtiendo muchas horas de trabajo.

Los elementos más complejos de la casa pueden servir de ejemplo de este enfoque: la estructura de hormigón armado de la azotea, basada en un encofrado metálico realizado manualmente, los azulejos que cubren el techo hecho a mano y manualmente, los techos de yeso, el interior de los muebles a medida hechos de fibra de vidrio y resina de poliéster son todos diseñados a través de software de diseño digital, pero fabricados a mano en el sitio, utilizando el método antiguo de “medición de los planes” y también dando cabida a la creatividad y habilidad del equipo para lograr la estética general.

Debido a la complejidad, la belleza de la casa y las habilidades que tenían que ser desarrolladas, fue todo un desafío para las personas involucradas en esta construcción, y este proyecto demuestra que todo el mundo está listo para dar lo mejor de sí mismo cuando hay una ambiciosa meta que apunta hacia un resultado que es de valor. Esto aumenta la calidad de la construcción, pero también, y lo que es más importante, ha sido decisivo para los propios artesanos, ya que representó para ellos una forma de prueba y aprendizaje, agudizando sus habilidades que potencialmente les abrían nuevas posibilidades de trabajo, recuperando el valor de sus profesiones en el marco de la arquitectura.

La casa cuenta con dos elementos complejos que han sido económicamente viables gracias a las innovaciones técnicas. El techo fue producido a través de un sistema de encofrado artesanal elaborado sobre una patente por el ingeniero local Dr. Manuel Rojas, utilizando una malla metálica deformable muy eficiente. Esta técnica se fabricó a un costo mucho menor con respecto a las opciones que se usan comúnmente en la construcción tal como encofrados de madera o acero. La superficie de acabado del techo está compuesta por balanzas de zinc colocadas y fabricadas a mano a partir de la materia prima. Esto redujo el costo en comparación con los sistemas prefabricados ofrecidos por la industria. Del mismo modo, la fabricación de los muebles se realiza completamente a mano a partir de modelos digitales.

Una cueva contemporánea gaudista con un enfoque medioambiental responsable. En cuanto al rendimiento energético, la casa se inserta en el suelo aprovechando la temperatura constante del suelo, 19,5 º C durante todo el año. Entre el interior y los muros de contención hay una cavidad de aire de 40 cms que se utiliza para regular la cantidad de aire a 19,5ºC que entra en la casa, cuánto entra en el pre-enfriamiento o precalentamiento del sistema HVAC, y cuánto tiene que ser ventilado para controlar los niveles de humedad. La cavidad de aire es sensorizada y controlada de forma inteligente pero con un desbordamiento manual cuando es necesario. Otra característica importante es que el techo curvado doble permite conseguir un aislamiento que junto a la característica anterior, hace que la casa no utilice ninguna forma de calefacción o refrigeración durante el año.
Esta casa muestra que otra construcción es posible. Este proyecto es fruto de la ilusión, talento y compromiso a partir de una idea y deseo común de todas las partes implicadas.

“Una casa para disfrutar de la vida frente al mar. Un proyecto para explorar los límites entre integración paisajística y expresividad. También para demostrar que el diseño y la innovación técnica pueden lograr edificios extraordinarios con presupuestos moderados”. Jaime Bartolomé. Arquitecto

La vivienda unifamiliar tiene una superficie construida de 250 m2.
Ocupa una superficie de parcela de 725 m2.

Continuar leyendo

La vivienda se distribuye en:

PLANTA BAJA: salón, comedor, cocina, aseo de invitados, zonas de estar diseñadas en “islas” distribuidas a lo largo de las diferentes gradas construidas para aprovechar el desnivel de la parcela, porche y piscina.

PLANTA SUPERIOR: 3 dormitorios con 3 baños completos.

Arquitectos: Pablo Gil y Jaime Bartolomé. GilBartolomé Arquitectos

Fotografía y vídeo: Jesús Granada.

La Casa del Acantilado ha sido seleccionada por la BBC como una de las casas más extraordinarias del mundo. Forma parte del documental The world’s most extraordinary homes · Coast.  El galardonado arquitecto Piers Taylor y la actriz Caroline Quentin, una enamorada de los inmuebles, recorren el mundo en busca de casas originales en lugares increíbles. Documental disponible en Netflix.

Detalles

  • Referencia THSEESGRA0002
  • Precio Consultar
  • Metros construídos 250 m²
  • Habitaciones 3
  • Baños 3
  • Localización Salobreña, Granada

Atributos

  • Piscina
  • Porche
  • Terraza

Se sitúa en lo alto de un acantilado, aprovechando el desnivel del terreno para dotar a la casa de unas vistas espectaculares sobre el mar. El municipio es Salobreña, pueblo costero de la provincia de Granada.

Una casa proyectada para “vivir siempre en verano”. El proyecto se orienta a obtener las mejores vistas sobre el mar logrando además una absoluta privacidad con respecto a las casas colindantes.

Un proyecto único que consigue aprovechar los 42 grados de desnivel de su parcela para crear amplios espacios, recordando a las casas cuevas tan típicas de Granada. El reto era construir una casa económicamente muy ajustada sin renunciar a un diseño espectacular. Para ello se desarrolló una arquitectura artesanal apoyada de los métodos más tecnológicos e innovadores. Su cubierta recuerda a la piel de un dragón, de clara inspiración gaudista. Un diálogo entre la artesanía, diseño e innovación.

Excelente. Gracias a sus innovadores métodos de construcción y aislamiento consigue controlar los niveles de humedad y de ventilación, consiguiendo en su interior una temperatura constante todo el año.

Una casa de gran valor arquitectónico que además no precisa de ningún tipo de climatización.

Contacta con nosotros
Recibe más información sobre esta propiedad
o reserva una cita para visitarla.

    N° de personas:
    * Campos requeridos
    Gracias por tu mensaje, .
    Te contactaremos a la mayor brevedad.
    Enviar otro mensaje